La Candelaria

La candelaria.

   Llegó el momento, ya era hora de prender fuego a la candela que los chavales del barrio habían creado después de pasarse varias semanas recogiendo por todo el pueblo, leña, cartones, taramas y todo lo que poder quemar.

   Dicha candela tenía al menos cuatro metros de alto y estaba muy bien cubierta de taramas de olivo. En lo más alto, como es habitual, tenía un muñeco. Muñeco vestido con un no muy viejo pantalón de pinza marrón, una camisa muy apañadita de rayas azules y verdes y un par de zapatos de vestir negros. Sus manos estaban hechas con unos guantes blancos de nazareno y su cabeza con un balón cubierto de una peluca negra y rizada y una careta de cartón. Como es tradición en el pueblo tenía un buen palo en la entrepierna que simbolizaba lo que todos ya sabemos.

   Ya entrada la noche se prendió fuego a la candela, y aunque en un principio, las llamas, no eran muy vistosas, poco tardaron en devorar la tarama y en comenzar a subir “danzando” por el póster en el que se hallaba el muñeco. Al llagar a él, el fuego, era ya bastante intenso y desprendía tal calor que todos los allí presentes se tuvieron que alejar.          Las llamas, entre azules, rojas, verdes y amarillas, según lo que ardía, comenzaron a devorar el muñeco que, al arder, hizo que el cielo se cubriera de una gran nube de chispas ardientes.

   Después de al menos una hora, las ascuas estaban listas. Los mayores comenzaron a apartarlas y colocaron sobre ellas unas parrillas en las que todos asaban los chorizos, la panceta y los filetes de pollo y cerdo. El buen vinito no faltaba, así como no faltaban los refrescos, el pan, el agua, las patatas fritas...

   Esta imagen duró bastante tiempo, hasta que ya de madrugada, el fuego se fue apagando y el agotamiento apareció en los vecinos, que comenzaron a entrar en sus casas.

   La candela se consumió poco a poco, hasta quedar reducida en cenizas, a altas horas de la madrugada.



 Alfonso Estepa López



Sobre la particularidad de la celebración de dicha fiesta en Casariche y el origen de la misma a nivel general leer el siguiente artículo: http://www.monografias.com/trabajos53/virgen-candelaria/virgen-candelaria2.shtml


Casariche. Un paseo por nuestra Historia.

©Francisco Estepa López


Es propiedad del autor. Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada